El Plan ofrece la oportunidad para  que las congregaciones de la Iglesia de Dios Pentecostal de la Región de Puerto Rico soliciten préstamos para:

  • Adquirir nueva propiedad
  • Remodelar facilidades
  • Ampliar infraestructura
  • Reconstruir propiedad
  • Comprar terreno
  • Comprar vehículo