A los conyuges que sobreviven, se le asignará una cantidad de acuerdo a las aportaciones acumuladas que aún tenga derecho el(la) fallecido(a).  Después se le asignará una cantidad vitalicia, de acuerdo a lo legislado por la Junta de Directores del Plan de Pensiones.